La división abrió un proceso de entrenamiento con el objetivo de otorgar continuidad laboral a operadores y mantenedores de su mina subterránea, ante la detención de operaciones de esta área que está prevista para 2024.

Macarena Lazcano y Tamara Chanquey tienen una historia en común. Ambas son protagonistas del programa de reconversión que impulsa la división Andina de Codelco, y que les permitirá pasar desde mina subterránea a mina rajo, donde seguirán proyectando sus carreras.

Tras 8 años en minería subterránea, Macarena y Tamara enfrentan hoy condiciones distintas. Su labor como futuras operadoras de camiones de extracción, ahora se desenvuelve a más de 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar y con temperaturas que en esta época del año alcanzan hasta 20 grados bajo cero.

Hace dos semanas, Macarena inició su entrenamiento en el rajo, en compañía de un instructor experto de la división. La trabajadora aseguró que “es distinto, sacrificado y motivador. En la subterránea no sabes si es de día o de noche, pero acá se siente el invierno, el frío y la nieve y todo eso hace que lo valore aún más”.

En tanto, Tamara completa 300 horas de entrenamiento práctico y está muy próxima a unirse formalmente al grupo de las y los operadores CAEX de la división. “El rajo es más solitario y aunque varias horas al día estoy sola en la cabina del camión, estoy muy feliz por la oportunidad de seguir y el aprendizaje que he recibido”, indicó la operadora.

Actualmente 10 trabajadores ya finalizaron el entrenamiento en el marco del programa de reconversión. 14 están acumulando horas en conducción de CAEX, tres se encuentran en práctica con instructor y otros ocho inician su camino con una instrucción teórica.

El gerente Mina de Codelco Andina, Raúl Molina, destacó los buenos resultados del programa de reconversión, enfatizando que da cumplimiento a un compromiso de la división con sus trabajadores. “Ellos han demostrado con creces que se merecen esta oportunidad. Han hecho una gran labor en mina subterránea, levantando sus niveles de producción, la gestión del riesgo y mejorando los costos. Han demostrado tener la mística de Andina y eso nosotros tenemos que proyectarlo en la mina rajo y qué mejor que hacerlo con nuestros trabajadores, que han estado por muchos años sosteniendo a la división”, explicó el ejecutivo.

Las y los trabajadores que se encuentran en el programa deben pasar por 50 horas de formación teórica, 60 en el simulador, 50 de una etapa práctica para conocimiento del equipo y 350 horas de entrenamiento manejando el camión, bajo supervisión de un instructor experto de la división.